Descripción

El bosque no tenía nada de peculiar: oscuro y sucio, como todos los bosques de esa época del mundo, y enteramente tapizado de musgo y lodo, extendía su fealdad hacia los cuatro puntos cardinales, mediante larguísimas galerías de plantas vulgares, sin frutos ni madera apreciable.

Otrora dominado por grandes árboles, aves hermosas y animales de todas las especies que compartían alegremente los dones de la tierra, habían llegado los días en que sus habitantes empezaron a descuidarlo. Un árbol caído aquí, un animal muerto allá, no fue algo que los preocupara en su momento. De tan cómodos, llegaron a creer que el bosque permanecería limpio y soleado por los siglos de los siglos. Comían, dormían, fiesteaban: tarde aprendieron lo que puede causar la indiferencia.

El caos sometió al bosque, y no sobrevivió casi ningún animal de la vieja época: sólo los más grandes, los carroñeros y los camorreros, y los que a ellos se sometían. Tampoco se escucharon más cantos, salvo los chillidos y las risas histéricas de las bestias. Ningún ser bello y normal podía permanecer mucho tiempo en el bosque, porque lo corrían a tarascones.

Un día llegó un pájaro cantor. De los mejores. Puesto a cantar, las bestias no pudieron menos que escucharlo muy quietas durante un buen rato. Al cabo, ciegas de odio por haberse dejado sorprender, lo corrieron, lo alcanzaron y le dieron muerte, tal era su furia… Sin embargo, durante la noche, los viejos árboles maltrechos taparon su cuerpo con las pocas hojas verdes que conservaban. Algunos árboles jóvenes se desperezaron y, entre todos, custodiaron el eco de su voz en los huecos de sus troncos.

La voz del pájaro cantor se escuchó de día y de noche, por arriba y por abajo del techo de las ramas y ninguna bestia lo podía evitar. Así fue que se murieron de rabia o se fueron. El bosque quedó desierto, pero el canto del pájaro hizo que los árboles se enderezaran y florecieran. Poco tiempo después llegaron otros pájaros y su música convocó a las criaturas. Animales de todas las especies renovaron la inocencia del bosque y le devolvieron su antiguo esplendor. Aprendieron a mantenerlo sin descuidos y su belleza se extendió a los cuatro puntos cardinales… Porque para estas cosas hemos nacido, querido lector, aunque parezca fábula.

No hay bestia que pueda contra un pájaro cantor. Lo que hay que lograr es que su voz dure más que su vida.

Información adicional

Titulo

Camperas

Autor

Leonardo Castellani

Idioma

Español

Año de Publicacion

1931

Paginas

197

ISBN

9782243645910

Formato

EPUB, MOBI (KINDLE), PDF

Valoraciones

0.0 Puntuación media Rated ( 0 Revisar )

Rated
0%
Rated
0%
Rated
0%
Rated
0%
Rated
0%
Enviar opinión

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Camperas – Leonardo Castellani”